Blogia

LiteralMente

DE UNA SOLA VEZ

Como si tuviera importancia
quién va primero a quién
si permanezco en lo continuo de tu risa
que se renueva incansable
para alcanzar a todos
como una vez me alcanzó a mí
que te miro todavía
con la cabeza de lado
y la expresión de no poder
respirar todo tu aire
de una sola vez
porque no hay segundas chances
ante quien se inclina el viento.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

UNO, DOS, TRES AMINOÁCIDOS

Uno, dos, tres aminoácidos.
Comienza el día
de quien tiene alas en los pies
porque el tiempo se cuela
entre unas manos que duelen
al asir la haltera.
Pretende entonces que todo siga
mientras moren dorados
en párpados abolidos
y cuelgue la toga
de los trapecios.

LA VUELTA DEL ÁNGEL


Y el profeta le dijo al ángel
al extinguirse su condena:
"verás que en algún momento
la crecida trae a la orilla
a la basura del mundo
aunque pensaras que te habías librado
de las heces
y no estés dispuesto a recibirlas.
Tus opciones serán entonces
retroceder en la tierra
o barrer tu parte.
Si huyes serás alcanzado
por la sombra del desechado
y llevado a la cárcel del que juzga
pues de allí no saldrás
hasta que pagues el último cuadrante."
Y el ángel volvió entre los mortales
sabiendo que sus luchas
serían sin alas.

LOS DELFINES VIEJOS



Hoy no es un día cualquiera
en el que el ángel que pinta sueños
pudiera poner de cabeza al mundo
y dejar al agua sin marcas de brisa
como si fuera el cielo.
Hoy el viento grita sus verdades
y las olas se quiebran
en murmuraciones furiosas.
Son tardes en las que los cobardes
huyen para no escuchar
y los sabios en la orilla miran
a los tritones que empujan
a los delfines viejos.

APARICIONES

Esa sensación de que puedes
entrar y salir de mi vida
cuando quieras, no importa cómo
y de que llevas en las manos
un pedazo de lo mío.
Esa parte que hace que deteste
los días de lluvia
cuando mueren los dorados en la piel
y se hace difícil escapar
aunque tenga el tanque del auto lleno
y los huesos sanos,
porque tu ausencia limita el movimiento
y me hunde horizontal en la asfixia
de alguien incompleto.
El saber lo que siento
cada vez que abres mi ventana
no te hace mejor que yo
ni soy peor que vos
si la cierro.
Porque esas tus apariciones
son un señalador en la página
de la historia que relata
que te fuiste para siempre.

ALMA DE ATLETA


Se desarma el sol último en los árboles
y enciende hojas cerca del cielo
en el aire un cúmulo de adioses
de un año que se va
del amor que se apaga
como la flor tardía del jacarandá.
Y yo que también quiero despedirme
en el verano extendido de los tiempos
me uno en la carrera
de los que trazan caminos en el verde
con tesón de hormiga
y con alas de ángel.

LA ÚLTIMA ORACIÓN DEL ÁNGEL

LA ÚLTIMA ORACIÓN DEL ÁNGEL


En el Nombre de aquél ante quien toda
rodilla se dobla,
que sepan todos que tu mano va conmigo
antes de pensar siquiera
en tocar uno sólo de mis cabellos
De presentar no me canso
mi oración ante tus atrios
clamando por tu favor y justicia
con la esperanza de que Tú
me responderás en este día
¡Oh gran Señor de los Ejércitos!
Por tu Sangre atiende a mi súplica
y declara abolidas
todas las maldiciones que en vano
pesan sobre mí
y no des lugar a las que he ganado
por mirarme en los espejos de las sombras.
Tú que lavaste mi túnica
no dejarás de cumplir tus promesas
porque a ninguno de tus hijos
debes su restauración
y levantas a todos los arrepentidos
de sus caídas.

EL MAR SOBRE EL MAR

Supe que rendir debía
mi corazón sin reservas
cuando encontré en tus ojos
el mar sobre el mar.

Dejé a tu nombre esta tarde

Dejé a tu nombre esta tarde
junto al río de pestañas de junco
arqueadas por el viento
para ver cómo se lo lleva
el ave de panza amarilla
entre olas aturdidas
y un malecón de pies morenos
que no saben de arenas tibias
ni de medusas de sal
juré como lo hace el río
con lágrimas que salpican
que no volvería a esa orilla
de pájaros que ayunan
nombres de profetas.

ATARDECER SOBRE EL RÍO


 

Es una espada de fuego
el último sol sobre el agua
desciende en azafrán sobre las olas
y cubre el malecón de miel
al despedirse.
Es el mismo sol que ahora
te besa la frente
y entre los sauces
se desliza en rocío de jade
como los rizos de tu nuca
entre los dedos
de otro diciembre.

CALOR

Todo tiene el mismo calor
un sopor indolente en la piel de agua calma
y en el vapor que rezuma la arena
se respira el mismo infierno
de flores desmayadas.
Imperan insectos
alados
rastreros
parásitos tras aires de artificio
y están los que esperan la indulgencia del río
la salvación de un inflable
una vez por semana.
La estación del pobre es el verano
mi abuelo sentenciaba
que poco supo
del poder en negligencia
que roba los sueños.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

TODOS LOS VERANOS

En la tarde caliente
de piel abrasada por el viento
un soplo cambia la textura del agua
agostada en la arena
y el sol se hace moneda de níquel
tras la nube de tormenta.
Viene el frescor del recuerdo
con el primer aguacero
de otras tardes de diciembre
y otras brisas que mecen
tu pelo de jade.
Es este único instante
todos los veranos
en tus manos de ave.

FELIZ NAVIDAD

CORAZÓN DE SALMISTA

De qué valen las riquezas del mundo
y las vanas lisonjas del momento
si lo importante es que tu mano conmigo vaya
porque la paz está donde reina tu Nombre
y la misericordia donde hay arrepentimiento.
No beberé jamás de la copa de tu ira
porque te has compadecido
y has guardado mi casa que te sirve
Oh Padre de toda justicia
en ti espero la victoria duradera
la victoria en el Nombre de Jesús
y pongo a los pies del pesebre
un corazón de salmista.

TU NOMBRE Y MI NOMBRE

 (a un bichito de luz)

Qué misterio hay en tu nombre
que contiene a todos los mares
y dicho por el viento
es la ola que en la costa rompe.
Te nombro y escucho
del amor todas las letras
y si te llamo acudes
como una luciérnaga.
Qué magia hay en tu voz de agua
cuando me buscas por el nombre
que para ti reclamas
y dorado de tiempo persistes
en que te ame.



TORMENTA

Algo tiene esta brisa
que no pregunta si puede recordarte
y te trae en el aire
de la última flor del tilo.
Me deja como el cielo
dividido de esta tarde
en la que un sol impío arde
entre alas negras de ángeles perdidos
Como lágrimas que se ocultan
llueve a destiempo
y en la confusión de polvo en el viento
desapareces
como las gotas que se estrellan
en el parabrisas.

DE CADA FLOR UN SALMO

Si todo fuera tan simple
como arreglar un hueso roto.
Porque cuando no puedes moverte
el mundo viene a vos
a los pies de la silla naranja
en la que reposas cuando huyes de todo.
Allí, a la orilla del río,
convergen los tiempos en retazos de agua
reflejo del cielo
entonces puedes anudar el músculo
y seguir andando
o coser el hueso con pedazos de río.
Pero cuando la fractura es del alma
no hay ribera
sólo un curso de agua ingente
que no deja volar a los pájaros
no hay tierra a la vista
ni lugar para hacer de cada flor un salmo.

ASÍ TAMBIÉN EN LA RIBERA

Así también en la ribera
se las arregla el viento para nombrarte
entre blancas mariposas tiesas en sus tallos
que cuando escuchan tu nombre
emprenden su vuelo de flor danzante
Y se empeña el sauce en imitar el verde de tus ojos
cuando se mira
en los pedazos de agua que va dejando el río
en retirada.
Entre nubes de vainilla, en el bronce de la arena
reconozco tu nombre también en la ribera.

LIRIOS DE SAL

LIRIOS DE SAL

Todos los océanos

y mares abisales

están en las letras de un nombre enclavado

en arenas tiesas de unos huesos secos.

Los cursos y saltos de las aguas dulces

no pueden decirlo a los peces sin miedo

de sufrir el fallo brutal del Mar Muerto

del ángel con hombros de cera labrada

al que fue quitadas las alas por Dios.

De ultramar es su nombre

no puede mentarse

sin sufrir peor pena

sin que acudan pájaros hambrientos

a devorar los labios que lo añoran.

Y cuando por las noches en lo alto

los vientos consiguen nombrarlo

las lágrimas de aquél de quien fuera custodia

en tierra amanecen cual lirios de sal.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

LA CONDENA DEL ÁNGEL

LA CONDENA DEL ÁNGEL

Como ramas de árbol nuevo
desgajadas de su tronco
por un ciclón de verano
fueron quitadas las alas
como parte del proceso
de la ley de lo alto
por hacer de unos ojos
ídolos de plata espuria.
Tuve la reprensión de Dios
el Único con derecho
sobre ángeles caídos
que no van al infierno
pero vuelven a la tierra
bajo juramento
de no esperar en la carne
el consuelo de lo eterno.
Por eso aquí estoy y camino
en medio del pavimento
del tono negro del cielo
cuando bajan las legiones
que quieren seducirme
con las alas del averno.

TU HOLA EN LA VEREDA

 
Un hiato entre momentos
el letargo de engranajes
de relojes hechos lluvia
el encuentro de las tardes
que serán y las que fueron
es tu hola en la vereda.
Llenos tienes los bolsillos
de cristales suspendidos
y de mayos eternales
ladrón furtivo del tiempo
llevas fundido en los ojos
el verde del cobre impuro
del desencuentro.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres