Blogia
LiteralMente

EL SALMO DEL ÁNGEL


Cuando todo horizonte sea abolido
y la bóveda celeste sea la tierra
y la tierra asiento de las nubes
en Ti esperaré.
Cuando suban las huestes
de los que están atados
y sobre mí vengan la sombras desechadas
esperaré en Ti.
Y si se cierran las aguas a mi paso,
me rodean las bestias del abismo
y velados son mis ojos por la desesperanza
aún así mi mano elevaré
porque grande son tus obras
y fiel permaneces
en las promesas dadas a tu pueblo
en el Jordán esperaré como Eliseo
que tu presencia me cubra, que se abran los cielos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres