Blogia
LiteralMente

Frágiles corazas

Frágiles corazas Los corazones rotos no son eternos.
Con el tiempo, el corazón forma corteza o se duerme. Ambos efectos son peligrosos pero uno llega a ser letal. El corazón aletargado tiene esperanza, siempre que haya primaveras por venir. El endurecido, en cambio, tiene los mismos surcos que el rostro a quien pertenece. Esto es considerado por los entendidos como síntoma de irreversibilidad.
Entrando en los aspectos de cura o alivio de estos infortunios, existe una vasta lista de pociones que han sido probadas para destruir esa corteza, entre ellas la infusión de mandrágora llegó a hacerse famosa en tiempos de brujas.
El resultado de una reciente investigación arroja la siguiente hipótesis: Se cree que el antiguo manuscrito cuyo nombre atribuído no puede decirse, está consagrado a estas dolencias espirituales, sus descripciones y tratamientos. Aunque esto último puede ser ficticio, como cualquier cosa que usted decida creer por su cuenta, por pura esperanza.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

eMe -

La menstruación hace estratos, dicen.

Chow -

Estoy en el segundo dia, te pongu un link.

eMe -

Dayack, sos muy borrego para tener el corazón podrido y quiero ver tu blog, YAAAAAAAAAAAAAAAA.

blabla -

pensándolo bien, si el enamoramiento nos deja así, medio sin poder pensar, embobados por el otro... tal vez la mandrágora sirva también para enamorar? :-)

Dayack -

Y el corazón que se ha podrido ya?

blabla -

Entiendo que la mandrágora contiene anticolinérgicos, por lo que lo que hace es dificultar el pensamiento y la memoria.

Si es así ayudaría a dejar de pensar en ese amor... si es para cosas de brujas mejor sería la poción para lograrlo, no perderlo.

Tomás -

También las pastillas alivian algunas dolencias:
http://www.cibercoplas.net/umuc_pastilla.gif

eMe -

Jose, imagino la alegría de tus compañeros de oficina. Tomás, no es recomendable publicar canciones de amor bajo la influencia de Escorpio...
:D

Tomás -

"Si yo tuviera el corazón, el mismo que perdí...". Otro tipo más modesto canta: "ni filtros, ni oraciones, ni medicinas: solamente me cura tu compañía".
http://www.infoaragon.net/servicios/blogs/unminutounacancion/index.php?idarticulo=200311161

jose -

Ese mismo grito de la "Mandragora Officinarum" es el que doy yo cada vez que me trasplantan desde mis rallajos hasta el puesto de trabajo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres